El futuro del mundo pende del aliento de los niños que van a la escuela.

El Talmud

5 10