El sabio no se sienta para lamentarse sino que se pone, alegremente, a reparar el daño hecho.

28 57